El compostaje es el proceso por el cual se degradan los residuos orgánicos de origen vegetal, transformándose en unos meses en COMPOST: un abono de excelente calidad para las plantas, árboles, césped, etc.

Al hacer un compost buscamos que los microorganismos degraden la materia orgánica hasta transformarla en tierra, o mejor dicho: COMPOST. Imitamos lo que ocurre naturalmente en el suelo de un bosque por ejemplo.

Podemos pensarlo como cocinar, como una receta para alimentar a las plantas, que en lugar de cocinarse al horno en una hora, se hace en la compostera en unos meses.

Qué es el Compost - Pura Vida Composteras

 

Funcionamiento

Las composteras verticales de cajones apilables se usan para poder tener un seguimiento temporal (de tiempo de maduración) de cada cajón/compartimento.

La compostera vertical consiste en varios cajones (2 ó más) apilados entre sí.

El fondo de cada cajón es de un material tipo malla/tejido plástico en las composteras de madera, o perforado con algunos agujeros en las composteras plásticas. Esto les permite el drenaje de posibles líquidos (lixiviado) y aireación.

En el cajón superior es en donde SIEMPRE se tiran los residuos orgánicos de origen vegetal.

Lo ideal es usar un recipiente/tupper para ir acumulando tus residuos "húmedos" (los restos de tus frutas, verduras, yerba mate, café, té, etc), con uno de 2lts de capacidad es más que suficiente, provisto con tapa hermética y tenerlo a mano en la cocina, que es donde se generan los residuos que van a parar a la compostera. Una vez lleno ese recipiente, volcarlo en la compostera y utilizarlo como medida para agregar el mismo volumen de "secos" (papel, cartón, hojas secas de los árboles, aserrín, viruta, fósforos usados, los palitos de madera de los helados, etc).

Compostar es componer, o poner junto. Debe ser una receta equilibrada entre restos de cocina y secos.

Cómo hacer un buen Compost - Pura Vida Composteras

La secuencia es:

Empezá agregando tus "húmedos", mezclá bien con tus propias manos para homogeneizar y desmenuzar mucho mejor tu compost usando tus dedos (en lo posible, en los modelos de madera, tener cuidado al usar palita o rastrillo de mano, de no dañar la malla plástica del fondo de cada cajón) y después agregá los "secos" en forma de "capa protectora" esparciéndola de manera que cubra toda la superficie del cajón superior, cubriendo por completo a los húmedos.

Así vas a lograr mantener la humedad de tu compost y evitar vectores indeseables como por ejemplo las famosas mosquitas de la fruta.
Cuando vuelvas a tirar más "húmedos", revolves bien todo (vas a estar mezclando inclusive los "secos" que usaste como capa protectora anterior) y volvés a tirar "secos" arriba de todo, esparciéndolos como nueva capa protectora.

Cuanto más chiquito puedas incorporar todo el material (tanto los "secos" como los "húmedos"), se mejora/acelera el proceso de transformación/descomposición.

Un poco de tierra negra sólo al iniciar tu compostera: en ella están los microorganismos y los bichos que van a llevar a cabo el trabajo. Con poner un poco al principio (4-5 puñados) en la base del primer cajón (arriba de un colchón que podés hacer de "secos"), alcanza para inocular la vida en nuestra compostera, al momento de "iniciarla". Luego, cuando tengas que iniciar los cajones siguientes, podés agregar un par de puñados del material del cajón anterior, para usarlos como inóculo.

Las TRES PAUTAS BÁSICAS y fundamentales para llevar adelante un buen proceso de compostaje son:

1. Tratar de agregar en proporciones/volúmenes similares los "húmedos" y los "secos".
2. Revolver TODO el contenido del cajón superior cada vez que se agreguen "húmedos", para oxigenar bien el material y así favorecer el proceso/descomposición.
3. La humedad debe ser la adecuada (ni mojado, ni seco). Un buen indicador es tomar un puñado de compost a evaluar y apretarlo: si chorrea está muy húmedo: revolver más seguido y agregar más secos de lo que se está agregando.
Si al abrir la mano se desgrana/desarma y no queda con la forma que tenía al apretar el puño, es porque está muy seco: agregar agua.

Un compost no debería oler mal. Si eso sucede está fallando alguno de estos puntos. A no preocuparse que todo puede solucionarse fácilmente, y siempre aprendemos.
Una vez transcurridos +-2 meses o cuando se complete el cajón superior (lo que ocurra primero), se pasa ese cajón a la segunda posición y arriba se ubica otro vacío.
Los cajones debajo del superior, se encuentran en maduración y no se les agrega más material alguno, ni húmedos ni secos, sólo agua si llega a estar muy seco el compost a madurar/terminar. Se los revuelve con menos frecuencia que al cajón superior: con una vez cada 2 semanas es suficiente en general. Si se puede/quiere revolver más seguido, siempre es bienvenido!

Se sigue igual con el otro o los otros cajones (según tamaño de compostera). Cuando llenas la compostera completa, el compost del cajón que llenaste inicialmente (que en ese
momento estará ubicado en la última posición) ya se podrá cosechar (retirar) y agregar directamente en tus plantas, arboles, césped, etc.

Tiempo total desde inicio hasta cosechar el 1er. compost: 4-6 meses promedio.
Siguientes cosechas: cada +-2 meses.

Listo: ¡estás compostando!
Estás participando del ciclo de la naturaleza, y una vez que se empieza difícilmente se para. ¡A disfrutarlo!

Nota importante: las lombrices NO son imprescindibles para compostar. Podés agregarlas para acelerar un poco el proceso, pero se puede compostar sin ellas también.